Lagunas de Ruidera, en invierno… también.

     En esta ocasión, desde el Hotel Rural La Morada de Juan de Vargas les proponemos una visita a las Lagunas de Ruidera. El cúmulo de sensaciones se agolpan en los sentidos del viajero cuando se adentra en este maravilloso e increíble Parque Natural, a un paso de Villanueva de los Infantes. Sí, en invierno también se puede visitarlo. Diríamos que el invierno es mejor época que en verano para hacerlo, los colores son diferentes, los olores, los sonidos de la naturaleza silente, sólo roto por los trinos de los pájaros. Las Lagunas de Ruidera están completamente llenas de agua, rebosantes en una verborrea de agua sin parar, agua que cae a borbotones por la cascada del Hundimiento y por las múltiples cascadas formadas entre una laguna y otra.

     La sensación para ese viajero es encontrarse cerca del paraíso, una orgía de agua que no cesa, cuando crees que has visto una laguna increíble continúas caminando, en bicicleta o incluso en coche y te encuentras otra aún más bella. Este rebosadero natural del acuífero del Campo de Montiel, fuertemente ligado a la tradición cervantina, lleva años sorprendiéndonos con paisajes de extremada belleza. Aún no han llegado la época de lluvias propiamente dicha y están a rebosar de agua por todos lados.

     Desde el Hotel Rural La Morada de Juan de Vargas invitamos a todos a conocer este maravilloso paraje también, por supuesto, en invierno. Pero también invitamos a cuidarlo en extremo, a pasar por él de puntillas, a gozar de él con exquisito respeto, pues la línea que divide la exuberancia del desastre es muy delgada. A las autoridades, invitamos a tomar cartas en este asunto, a cuidar este Parque Natural como las generaciones futuras merecen, a evitar los adefesios, a limitar el paso de vehículos en verano, a limitar las construcciones desmesuradas, a propiciar el paseo tranquilo de los viandantes (que a veces se juegan el físico teniendo que caminar por la carretera), a derribar las construcciones ruinosas que no hacen sino afear e insultar a este paisaje. En definitiva, a evitar que el Parque Natural de las Lagunas de Ruidera se convierta en el Benidorm de La Mancha.  

Anuncios

Acerca de Hotel Rural La Morada de Juan de Vargas

Soy Una casa del Siglo XVI, convertida Restaurada y en las Naciones Unidas Con Pequeño hotel de encanto en Villanueva de los Infantes.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s