Fiesta de las Cruces de Mayo en Villanueva de los Infantes

Llega el mes de Mayo y con él la fiesta más esperada por todos los infanteños, la fiesta de las Cruces. Sin duda alguna, esta es la fiesta más entrañable y que más profundas raíces tiene entre todos los habitanCRUCES DE MAYOtes de esta bella ciudad manchega que es Villanueva de los Infantes.

La fiesta se divide entre dos noches, ya lo dice la canción o “mayo”, “a los últimos de abril y a los primeros de mayo”. La primera noche, la del 30 de abril, los mozos salen hasta el amanecer a cantar el “mayo” a sus amadas, a sus prometidas o tal vez a aquella chica a la que se quiere conquistar. Si ese “mayo” es aceptado y existe la suficiente relación, la agasajada invitará a entrar a la rondalla, ofreciendo algo de picar, un trago de vino, un rosquillo y una mistela a cambio de canciones de ronda. Si no hay el suficiente compromiso quizás echen por el balcón algo de dinero para que los mozos se “inviten” a un café y unas porras al terminar el recorrido, ya a los amanecidos. Si, por el contrario, el “mayo” no se acepta, no se abre ni balcón, ni puerta ni nada y habrá que esperar una mejor ocasión para enamorar.

balcon mayo 231La noche siguiente, la del día 1 de Mayo, las rondallas descansan para el día dos a partir de las tres de la tarde, comenzar a echar “mayos” a las numerosas Cruces que se instalan en la localidad. Los elementos característicos son la propia Cruz engalanada, el turro ardiendo que indica y señala la existencia de esa cruz y el charco. Después de visitar cada Cruz las “peanas” (mujeres que acompañan a esa Cruz durante las 24 horas que permanece abierta) invitan a todos al tradicional ponche y puñao en el charco. antigua cruzEl charco es el lugar habilitado para tomar un vaso de vino y un aperitivo. La tradición manda que sea sólo “puñao”, es decir, trigo tostado, cañamones, anises, pasas… Es el cuerpo y la sangre de Cristo. Pero la tradición se desvirtúa y a veces se ven cosas como langostinos y bichos así.

En una sociedad eminentemente agrícola como la nuestra, es la simbología de la bendición de los campos, el vino, el trigo, la sangre de Cristo, el cuerpo de Cristo. Es la celebración pagana del culto a la naturaleza, al palo mayo de las sociedades del norte de Europa. Son ritos que se fundamentan en la fertilidad y la generosidad de la naturaleza.

Sea como fuere, se trata de una gran fiesta, declarada de Interés Turístico Regional, hospitalaria, abierta al forastero y que deja boquiabierto a todo el que visita Villanueva de los Infantes en estos días. Así que…, anímate a visitarnos, vivirás una fiesta que no olvidarás jamás.

Anuncios

Acerca de Hotel Rural La Morada de Juan de Vargas

Soy Una casa del Siglo XVI, convertida Restaurada y en las Naciones Unidas Con Pequeño hotel de encanto en Villanueva de los Infantes.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s